JUGÁ AL “CARA DE”

Cara de Tomate es un libro famoso en varias escuelas y en muchos jardines. Cada vez que lo leí en una clase, terminamos dibujando caras de algo. Como forma de burlarnos de nosotros mismos. Un autoretrato a lo “Cara de…”. Siempre funciona. Hacerlo con uno mismo, fortalece el buen humor.  Disminuye mágicamente el enojo.  Es muy fácil y sólo se necesita hoja y lápiz.Una  vez alguien se enojó en la escuela sustentable de Jaureguiberry, no voy a dar nombres. Se calmó al momento que le sugerí que me dibujara de la peor forma posible. Al término dela jornada me despidió con un abrazo. En el jardín Bimbully  me decían, me dicen y me dirán: Cara de Tomate. Y bueno es un juego y es divertido, así que a jugar en familia o entre amigos.